Las nuevas tecnologías como recurso didáctico

Las nuevas tecnologías, en particular las de la información y comunicaciones (las denominadas TIC) han revolucionado los estilos de vida de los humanos.  Su impacto nos afecta a todos, pero de forma más sensible a los niños y niñas que son más vulnerables a su influencia. Los niños y las niñas del siglo XXI conviven con las tecnologías prácticamente desde su nacimiento, de modo que rápidamente llegan a constituir una parte natural, y muy atractiva, de su entorno. Si bien es cierto que los padres y los educadores son los llamados a procurar que las primeras experiencias con la tecnología sean las más adecuadas para su formación y desarrollo, no es menos cierto que esta labor se complica porque tanto los unos como los otros no se ha puesto de acuerdo sobre la maldad o bondad del uso de la tecnología (Davara, F. 2006).

Existe abundante literatura resalta los aspectos positivos de la tecnología, por tal motivo se estima conveniente incorporar en la presente ensayo alguna información sobre los efectos negativos que pueden acarrear el mal uso o el uso excesivo de la misma.

El impacto de las Tics en la salud humana y procesos de aprendizaje

Los nuevos inventos tecnológicos se implantan de manera vertiginosa que no tenemos tiempo para detenernos a considerar ni prever los verdaderos impactos sociales a mediano y largo plazo, más aún no tenemos la capacidad técnica para predecir hechos causales complejos no inmediatos en los que intervienen múltiples factores ambientales y biológicos. De tiempo en tiempo los científicos o políticos se manifiestan a favor de o en contra agudizándose la polémica (Rodríguez, P. 2011).

Sin embargo es recomendable prestar algo de atención a la información recolectada por Jerry Mander (1977)  sobre los daños corporales y mentales que la televisión produce, además de los peligros de control social que encierra y el tipo de realidad que nos impone como efectos propios de su tecnología; los daños que pueden ocasionar el abuso de la luz artificial,  así como el papel central de la televisión en la aceleración del consumo y su dependencia del mercado.  Se cita a continuación algunos de sus aportes (Mander, J. 1977, pp. 176-189)

  • “El desdibujamiento de lo humano. Mientras miramos la televisión nuestros cuerpos están en la condición más quieta durante un período más largo de tiempo que en ninguna otra experiencia de la vida excepto el sueño. Igualmente, aunque suele creerse que están muy activos, los ojos se mueven menos que en cualquier experiencia diaria de la vida”.  Esto se contrapone al aprendizaje natural de los pequeños que tiene lugar mediante el movimiento y la percepción sensorial concreta de los objetos.
  • “Tacto artificial e hiperactividad. Las imágenes de la televisión no son reales. No son sucesos que tengan lugar allí donde está la persona sentada…las imágenes tienen lugar en el televisor que entonces la proyecta hacia el cerebro….de modo que cualquier estimulación que se sienta es reprimida instantáneamente… vibrando entre estos dos polos de acción y represión, todo ello sin un verdadero propósito en la vida real. Los sentidos artificialmente exigidos requieren de una resolución: la hiperactividad.”
  • La TV es ausencia de sensorialidad. La televisión aísla a las personas de sus propios sentidos…que se mantienen en funcionamiento parcial; toda la información viene de un campo de información tan estrecho. En condiciones de privación sensorial los sujetos no tienen más remedio que concentrarse en las imágenes (que ni si quiera son las suyas) que hay dentro de su cerebro haciéndose extraordinariamente susceptible a la sugestión.
  • Ingestión de luz artificial. Según los estudios de la fotobiología  la luz artificial, de cualquier fuente, deja fuera muchos de los segmentos del rango espectral contenido en la luz natural y entrega una mezcla completamente diferente de ingredientes espectrales… Para todos los seres, la luz es un alimento. Los seres humanos la obtienen a través de los ojos y por vía del sistema retinal-pituitario-endocrino esa luz pasa a las células… A medida que se pasa de una luz a otra, se modifica el espectro; al cambiar el espectro, también resultan distintos los nutrientes luminosos que llegan hasta las células y si éstas se modifican se modifica el cuerpo humano influyendo en su salud y vitalidad.”
  • El engaño a la mente. En realidad en la televisión no se miran imágenes, lo que realmente se mira es el brillo fosforescente de 300.000 diminutos puntos que se apagan 30 veces por segundo…”

Para un niño que no ha desarrollado las estructuras del pensamiento formal lo expuesto se convierte en un proceso de enajenación debido a que está registrando información irreal como si fuera real. En el caso de los adultos, no es lo mismo caminar en el bosque que mirar el bosque en la televisión, como no toda información es conocimiento, esto último se convierte en una mera experiencia intelectual (Mander, J. 1977, p. 86).

En relación a los posibles riesgos asociados a las radiaciones electromagnéticas de las redes sobre los niños y niñas más jóvenes,  en mayo 2011, el Comité de la UE de Medio Ambiente, Agricultura, Asuntos Locales y Regionales recomendó la prohibición del uso de las redes, Wi-Fi, WLAN, teléfonos móviles y teléfonos inalámbricos con tecnologías WECT, en clases. Poco después la Organización Mundial de la Salud  tomaba la decisión de incluir los campos electromagnéticos en el grupo 2B de sustancias que podrían ser una causa posible de contraer cáncer,  sobre las que hay alguna sospecha pero no se ha podido confirmar un mecanismo biológico concreto (Rodríguez, P. 2011).

Tratándose de los niños y niñas como los seres más indefensos frente a la avalancha de la tectología, los docentes y padres no pueden entramparse en las controversias y deben hacer un esfuerzo por encontrar el equilibrio para que la tecnología se encuentre al servicio del ser humano para prevenir que las personas se conviertan sus esclavos.

De allí, que concordamos con el pensamiento del físico Fernando Davara: “Lo difícil, pero a nuestro juicio correcto, es utilizar las nuevas tecnologías como cualquier otra herramienta, para que ayuden de forma apropiada al desarrollo de los niños, con un enfoque responsable que instruya en su uso oportuno y adecuado según la edad, imponiendo controles, obteniendo así la mayor eficacia formativa” Davara, F.  (2006).

REFERENCIAS BIBLIOGRÀFICAS

Mander, J. (1977) Cuatro Buenas Razones para Eliminar la Televisión. Edición en Español 2004, Editorial Gedisa S.A., Barcelona, España.

Davara, F.  (2006) Las Nuevas Tecnologías y la Infancia. Artículo Recuperado el 10 de febrero de 2015 en: www.tendencias21.net/conocimiento/Las-Nuevas-Tecnologias-y-la-Infancia_a3.html

Rodríguez, P. (2011) Redes inalámbricas y su impacto en la salud humana: el eterno debate sobre prevención y causalidad. Artículo recuperado el 10 e febrero de 2015 en: www.xatakaon.com/tic/redes-inalambricas-y-su-impacto-en-la-salud-humana-el-eterno-debate-sobre-prevencion-y-causalidad

Trastornos causados por la televisión: www.guiainfantil.com/1041/trastornos-causados-por-la-television.html